Gestión Clínica   

cada-alumno-es-un-pr

Entre sus rasgos diferenciales, la Facultad de Veterinaria de la Universidad Católica de Valencia cuenta con grandes infraestructuras para favorecer la formación de sus alumnos. Entre ellas destacan varios laboratorios experimentales, una granja docente con más de 600 animales de 12.000m² en una explotación multiespecie y un hospital clínico veterinario dotado de la más avanzada tecnología.  

"Nuestra prioridad es una formación lo más personalizada posible, mediante grupos de prácticas reducidos, seminarios y un seguimiento personal durante toda la formación. Esto lo podemos conseguir gracias al número máximo de alumnos admitidos de nuevo ingreso, 60", afirma rotundo Antonio Calvo, decano adjunto de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Católica de Valencia (UCV), quien añade que también buscan "su formación integral en los tres ejes clave de la profesión veterinaria, la Producción Animal, la Bromatología y la Clínica".

La facultad tiene alumnos procedentes principalmente de bachillerato de Ciencias y Ciencias de la Salud. No obstante, en primer curso estos realizan una serie de clases durante los dos primeros meses, denominadas `de nivelación´ y que buscan que aquellos que acceden por otra vía puedan alcanzar las competencias requeridas en el título. "Como no puede ser de otra manera, el perfil es un alumno totalmente vocacional", destaca Calvo.

La excelencia como objetivo

El grado en Veterinaria de la UCV comenzó a impartirse en el curso 2011-12. Desde entonces, su decano adjunto afirma haber "ido creciendo a la par que ha ido progresando la carrera". En su opinión, la docencia en el caso clínico "tiende cada vez más al uso de modelos anatómicos, lo cual reduce la actuación con el animal vivo, y la plataforma online hace que la formación y el contacto alumno-profesor sea más fluido, lo cual repercute positivamente en una mejor formación del alumno".

Respecto a los principales retos que han marcado esta evolución, Calvo explica que el equipo se ha marcado "la excelencia", pues piensan que "es la única manera de destacar""Y esto pasa –prosigue– por exigirnos a nosotros, los docentes, lo mismo; estar lo más actualizados posible; saber qué exige el mercado laboral en cada momento, etc." Para ello, por ejemplo, varios miembros del claustro forman parte de las distintas comisiones de trabajo con las que cuenta el Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia, de AVEPA (Asociación de Veterinarios Especialistas en Pequeños Animales), ANEMBE (Asociación Nacional de Especialistas en Medicina Bovina) y otras instituciones y asociaciones que permiten sopesar inquietudes, preocupaciones y evolución de la profesión veterinaria.

Seguimiento personalizado

¿Cómo prepara la Facultad de Veterinaria de la UCV a los nuevos profesionales que nutrirán el sector? "Ofrecemos a cada uno de nuestros alumnos todas las herramientas necesarias para poder ser un gran profesional, pero sería inútil si esto no fuera acompañado de un seguimiento personalizado de cada uno", afirma Calvo. Añade, asimismo, que para ellos "cada alumno es un proyecto personal, con nombre y apellidos y del que conocemos dónde flojea y dónde debemos hacer más hincapié". ¿En qué competencias hacen asimismo especial énfasis? Para el decano adjunto, "realizar muchas prácticas en grupos reducidos les permite adquirir destrezas que una vez salen a trabajar marcan la diferencia". Los conocimientos teóricos también son muy importantes y por eso la facultad no admite más de 60 alumnos: "Las aulas masificadas no son constructivas para el aprendizaje, la asimilación o la interactuación con el profesor".

La Facultad de Veterinaria de la UCV tiene varios programas de movilidad Erasmus y también dentro del territorio nacional. "Cada año se van más alumnos fuera y también acogemos más, algo que es muy positivo para todos, puesto que al final significa conocer otras culturas, otras maneras de trabajar, de enfocar asignaturas, etc. tanto para los alumnos como para los profesores, que contamos también con ayudas para la movilidad". Un profesorado que, según Calvo, está "muy capacitado", con un número que roza el 80% de doctores, diplomados americanos y europeos en el área clínica. Y, sobre todo, y que desde la facultad se entiende como muy importante, "todos ejercen como veterinarios en sus distintas áreas, lo que da una visión lo más real posible de la profesión veterinaria".

Para leer el artículo completo, haz clic en el PDF adjunto

Seguir leyendo...

Copyright © 2017 - All Rights Reserved -Publimasdigital.es Programación y Web : webmaster@publimasdigital.com.