publicidad
quotdebemos modificar comportamientos empresariales para mantenernos como negocios rentablesquot

"Debemos modificar comportamientos empresariales para mantenernos como negocios rentables"

[09 de febrero de 2017 | No hay Comentarios ]

Con 5.000 socios, AVEPA representa una de las asociaciones de veterinarios de pequeños animales más numerosa del mundo. La formación continuada y la optimización en la gestión empresarial son los mayores retos de la profesión. AVEPA ofrece a sus socios herramientas para adaptar la práctica profesional a estas necesidades. Una de las muestras más significativas al respecto fue el congreso SEVC celebrado en Granada el pasado mes de noviembre.

La formación constante y la adquisición de nuevos conocimientos son dos de las líneas fundamentales de la profesión veterinaria. Por ello, la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA) dispone de un amplio programa formativo que impulsa la especialización y la excelencia en la práctica profesional. También organiza encuentros internacionales y foros de debate donde se dan cita profesionales de todas partes del mundo. “Nuestra misión es ofrecer a los veterinarios y sus colaboradores la mejor formación científica y humana, persiguiendo la excelencia profesional, y contribuyendo de este modo a la mejora del bienestar animal”,afirma Jordi Franch, presidente de AVEPA.

Además de estos objetivos prioritarios -formación y especialización-, la sociedad científica también apuesta por la incorporación de las nuevas tecnologías al ejercicio profesional. Para ello ha creado una Plataforma de conocimiento en la que pone a disposición de los socios el material de diversas conferencias, proceedings, artículos de la propia revista de AVEPA, así como el acceso a internacionales, casos clínicos o cursos online. Constituye una apuesta decidida por la especialización científica, y la actualización de los conocimientos de los veterinarios.

La innovación como premisa

Uno de los principales eventos fue el Southern European Veterinary Conference (SEVC) celebrado los días 20, 21 y  22 de octubre en Granada. El congreso –que alcanza ya su 51 edición– registró un éxito de público, con la participación de más de 2.600 profesionales procedentes de 40 países diferentes. “Con este tipo de eventos nos proponemos facilitar herramientas de formación continua a través de talleres prácticos, intercambio de experiencias, etc., a los clínicos veterinarios de pequeños animales para que puedan alcanzar la excelencia profesional en su labor diaria”.

Especial interés tuvo dentro del SEVC la presentación por primera vez en un acto de formación de un taller de laparoscopia mediante el uso de un sistema robótico Da Vinci. Así, los 20 alumnos que participaron tuvieron la oportunidad de vivir de forma personal esta experiencia futurista, probablemente una ocasión única para experimentar hacia dónde se dirige la especialidad. “Además de esta propuesta innovadora, el programa científico presentaba numerosas novedades en tres áreas de especialización, como son la oftalmología, la medicina felina y la dermatología. A pesar de que constituía una propuesta científica amplia y diversa, siempre hay campos en los que mejorar, y es aquí donde debemos hacer un esfuerzo por aproximarnos cada vez más a las necesidades de nuestros socios”, asegura el presidente de AVEPA.

Incidencia de la crisis

La pérdida del poder adquisitivo de los propietarios de los animales como consecuencia de la crisis representa una de las mayores preocupaciones de los profesionales del sector no sólo por su repercusión en los ingresos de la clínica veterinaria, sino sobre todo por su impacto en el bienestar del animal. “En época de crisis los propietarios de los animales deben priorizar el uso de sus recursos económicos y, como consecuencia, las necesidades familiares se colocan por encima de las de la mascota. Esto es un problema, ya que puede perjudicar gravemente a la calidad de vida”.

Junto a la menor capacidad adquisitiva de los propietarios, otra de las cuestiones que más han afectado al colectivo es la subida del IVA aplicada por el gobierno, que ha obligado a muchos a mantener los precios anteriores a esta decisión, asumiendo ellos mismos el coste de la diferencia. Por último, otra de las grandes preocupaciones de los veterinarios es la masificación de la profesión “que puede causar una disminución en la calidad de los servicios”, advierte Jordi Franch.

 Cambios

Ante esta situación de cambios, y los retos que plantea el sector para los próximos años, AVEPA apuesta por invertir en investigación y en formación como dos de las claves de futuro. Además de ello, es necesario adaptar la clínica veterinaria a las nuevas condiciones del mercado, marcado por una creciente competencia, una mayor exigencia de los clientes y la aparición de nuevas patologías y tratamientos. “Todo ello nos obliga a realizar cambios para adaptarnos a la dinámica actual, esto conlleva la modificación de los comportamientos empresariales que nos permitan mantenernos en el tiempo como negocios rentables”.

Para conseguirlo será necesaria la aplicación de procedimientos de gestión empresarial como una de las bases para dicha adaptación, junto con la mejora en el conocimiento médico y quirúrgico y su aplicación. “Investigar es evolucionar y no investigar no sólo es estancarse, sino que nos lleva a involucionar”.