Muere Pebbles, la perra más vieja del mundo

La mascota tenía 22 años y era calificada como el perro más viejo de mundo desde mayo 2022

Con 22 años, Pebbles, el hasta ahora perro más viejo del mundo, falleció esta semana en Carolina del Norte (EEUU). La mascota había obtenido el pasado 17 de mayo esta calificación de longevidad. El animal nació el 28 de marzo del 2000 en Nueva York. Según su dueña, Julie Gregory, el ...

Con 22 años, Pebbles, el hasta ahora perro más viejo del mundo, falleció esta semana en Carolina del Norte (EEUU). La mascota había obtenido el pasado 17 de mayo esta calificación de longevidad. El animal nació el 28 de marzo del 2000 en Nueva York.

Según su dueña, Julie Gregory, el secreto de la buena salud de Pebbles residía en el aseo de la perra, que realizaba "con la mayor atención" y también en su alimentación y es que su dueña la alimentaba desde 2012 con comida para gatos, lo que puede ser una de las claves de su longevidad.

Además, su dueña también señaló que Pebbles murió por causas naturales y que solo faltaban cinco meses para que cumpliera 23 años. "Pebbles, el perro más viejo del mundo, lamentablemente falleció de manera natural y en paz en su casa, rodeada de su familia", exhibió la familia a través de un comunicado en Instagram.

Raza Toy Fox Terrier

La raza Toy Fox Terrier ttiene normalmente una esperanza de vida de entre 12 y 14 años. El Toy Fox Terrier surge a principios del siglo XX de la mano de algunos criadores de Estados Unidos que cruzaron al Fox Terrier de Pelo Liso con varias razas Toy como el Pinscher Miniatura, el Pequeño Lebrel Italiano, el Chihuahua y el Manchester Terrier.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.