La revolución digital en la salud animal permitirá un control más directo de las enfermedades

La velocidad a la que se está desarrollando la aplicación de las tecnologías digitales en la salud animal está creciendo de manera exponencial. Por ello, las innovaciones en predicción, monitoreo y diagnóstico están permitiendo un cuidado personalizado y un mejor bienestar para los animales.

Al o largo de la historia, las herramientas de salud animal con las que han contado los veterinarios les han permitido defender al ganado y las mascotas contra las amenazas de distintas enfermedades. Las vacunas han sido, siempre, el principal método de prevención, mientras que los diagnósticos tradicionales han guiado ...

Al o largo de la historia, las herramientas de salud animal con las que han contado los veterinarios les han permitido defender al ganado y las mascotas contra las amenazas de distintas enfermedades. Las vacunas han sido, siempre, el principal método de prevención, mientras que los diagnósticos tradicionales han guiado el tratamiento y el manejo de la enfermedad. El desarrollo propio de la medicina veterinaria y de la tecnología digital, con innovaciones como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, ofrecen en la actualidad un enorme potencial para identificar, gestionar y tratar los problemas de salud antes incluso de que se manifiesten, además de aumentar la capacidad veterinaria para monitorizar a un mayor número de animales. Así, según un informe presentado por HealthforAnimals, global animal health association, con más y mejores datos es posible desarrollar planes de salud personalizados e individuales para los animales, basados en perfiles de riesgo, de tal manera que se puedan prevenir y evitar determinados problemas de salud y que estos afecten a su bienestar.

En las últimas décadas, la población de mascotas se ha disparado a nivel mundial. En los hogares de Estados Unidos y de la mayoría de países de la Unión Europea, el número de mascotas ha crecido enormemente, lo cual ha estimulado la introducción de innovadoras herramientas para una atención más rápida y específica. Por ello, las nuevas herramientas, servicios y conocimientos digitales permiten mejorar los pilares principales del mantenimiento de una buena salud animal; a saber: predicción, prevención, monitoreo, diagnóstico y tratamiento, por lo que las tecnologías digitales están permitiendo un nivel de atención individualizada nunca antes alcanzado en la salud animal. Todo ello permite, por ejemplo, que aquellos veterinarios que tengan que hacer frente a una circunstancia o enfermedad rara puedan aprovechar los conocimientos de las experiencias de otros para aplicar la mejor opción de tratamiento. O a los ganaderos poder identificar, en tiempo real, qué animal o grupo de animales se ha puesto enfermo, de entre toda su ganadería, mediante el seguimiento de signos vitales como la temperatura, los niveles de actividad, las tasas de alimentación, el consumo de agua, los indicadores de enfermedades, la reproducción, etc.

La digitalización de los diagnósticos ha proporcionado más y mejores datos sobre síntomas y enfermedades, lo que ha contribuido a una mayor comprensión de cómo se desarrollan en los animales y cómo predecirlas, prevenirlas y tratarlas. Los datos recopilados se utilizan para desarrollar sistemas de inteligencia veterinaria que puedan predecir los cambios en el estado de salud de un animal incluso antes de que ocurra, permitiendo adoptar medidas preventivas y planes de salud personalizados. De hecho, ya existen herramientas que pueden hacer referencias cruzadas de datos de salud animal y alertar a un ganadero o un veterinario sobre un problema emergente basado en marcadores biológicos, resultados diagnósticos o determinados comportamientos del animal.

La ayuda de los datos

El desarrollo y la adopción de tecnologías digitales de salud animal ya han tenido un impacto transformador, así como numerosos beneficios, en las granjas, contribuyendo a menos pérdidas, estándares más altos de salud y bienestar animal, una cría de animales más precisa y un aumento de la carne, la leche y los huevos, entre otros aspectos. En este sentido, la evolución e integración de la tecnología en el ámbito ganadero tiene el potencial de ofrecer beneficios incalculables para la producción ganadera sostenible, la seguridad alimentaria e incluso la conservación a través de soluciones como cercas virtuales para gestionar el pastoreo y la caza furtiva. Mientras que, en el ámbito más doméstico, la tecnología digital está ayudando a poder analizar millones de registros de pacientes veterinarios y datos de diagnóstico para identificar nuevos indicadores de problemas de salud. Esto permite a los veterinarios tomar medidas preventivas, en lo que a la salud de las mascotas se refiere, y contar con la posibilidad de desarrollar planes más personalizados. Aquí, la revolución digital ayudará a que la vida de una mascota pueda ser más larga y saludable.

Las distintas innovaciones tecnológicas aplicadas al ámbito veterinario han permitido el desarrollo de productos como el software predictivo de "inteligencia animal", que agrega registros y resultados veterinarios, así como herramientas digitales de monitorización como son los collares inteligentes, rastreadores de actividad y sensores de oído o cuello, que utilizan sistemas de GPS para rastrear el movimiento de los animales.

A su vez, los desarrolladores están combinando la tecnología "tradicional" con la infraestructura digital para ofrecer una herramienta que no solo sirva para diagnosticar enfermedades, sino también para prevenirlas. Por otro lado, nuevas herramientas usan la inteligencia artificial para señalar posibles amenazas para la salud animal. Es el caso de las plataformas de diagnóstico que utilizan tecnología de reconocimiento de imágenes, algoritmos e inteligencia artificial para identificar gusanos comunes en gatos y perros en menos de 10 minutos mediante el reconocimiento de huevos parásitos en muestras de heces. Asimismo, los sistemas de Big Data usan datos agregados de diagnóstico y conocimiento de millones de animales para asesorar a los veterinarios de mascotas, en tiempo real, en la toma de decisiones clínicas basadas en tratamientos anteriores y casos similares. De igual manera, la capacidad de agregar fácilmente enormes volúmenes de datos de diagnóstico e información sobre salud animal ayuda a identificar patrones y factores de riesgo, no solo para animales individuales sino también en rebaños, regiones y especies.

Estos conocimientos han transformado el campo del diagnóstico en una herramienta de prevención, permitiendo a los veterinarios actuar antes y con mayor confianza en la granja y en la clínica veterinaria. Por su parte, el proceso de diagnóstico de una enfermedad basado en una muestra física se ha vuelto más ágil, móvil y eficiente gracias a tecnologías como los dispositivos microfluídicos, unos pequeños chips que pueden analizar volúmenes muy pequeños de fluido sin necesidad de ser procesados en un laboratorio. Además, la columna vertebral digital de estas tecnologías permite, en ocasiones, que la monitorización pueda realizarse a distancia. Un factor fundamental en países y regiones donde la clínica veterinaria más cercana se encuentra a una distancia considerable, de tal manera que estos datos
pueden ayudar a garantizar que a los profesionales veterinarios les llegue información precisa antes de tener que viajar para observar a un animal potencialmente enfermo.

Puedes leer el artículo completo en el PDF adjunto.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.