"En las enfermedades cardíacas, el compromiso con el tratamiento y seguimiento cambia mucho el pronóstico"

Ángeles Carrión, veterinaria en Vetocardia, clínica especializada en cardiología, explica los importantes avances experimentados en esta área en los últimos 15 años. Un ejemplo, si antes era muy difícil convencer a un propietario para hacer cirugía intervencionista a un cachorro con cardiopatía congénita, ahora es raro que se nieguen.

La clínica de pequeños animales es un sector que ha cambiado mucho en poco tiempo y los mismos propietarios de mascotas demandan un grado de especialización en el profesional veterinario cada vez mayor. Esto es algo que sabe bien Ángeles Carrión, veterinaria en Vetocardia, clínica veterinaria especializada en el área ...

La clínica de pequeños animales es un sector que ha cambiado mucho en poco tiempo y los mismos propietarios de mascotas demandan un grado de especialización en el profesional veterinario cada vez mayor. Esto es algo que sabe bien Ángeles Carrión, veterinaria en Vetocardia, clínica veterinaria especializada en el área de cardiología que funciona bajo tres premisas: "Innovación, calidad y comunicación".

"Somos una consulta desde la que queremos dar servicio a los clientes de clínicas veterinarias, aportando nuestra experiencia en ecografía abdominal y cardiología para complementar el trabajo de nuestros compañeros", explica Carrión. Y es que a los cambios en el sector hay que añadirle también los grandes avances a nivel científico, así como el amplio acceso a la información del que disponemos. Es por ello que desde Vetocardia han optado por la especialización. "Es muy complicado que todos los veterinarios generalistas estén actualizados en todos los campos de la medicina veterinaria. La especialización de los profesionales nos lleva a los veterinarios a aumentar la calidad de nuestros servicios, y nos da una mayor satisfacción en nuestro trabajo. Nosotros creemos que podemos aportar mucho en nuestra parcela, y cada vez hay más centros grandes donde se pueden encontrar muy buenos especialistas para los casos más complicados", detalla la veterinaria.

En el caso de la cardiología, una ecocardiografía "sólo es realmente útil si se complementa adecuadamente con los hallazgos del examen clínico, el electrocardiograma, la presión arterial y, dependiendo del caso, Holter o pruebas de laboratorio". "También hacemos -continúa la veterinaria- videoendoscopia de vías respiratorias, lavado broncoalveolar, biopsias, aspirados y otras técnicas complementarias". Además, reconoce, para ella y sus compañeros es esencial el bienestar del animales y el trato con las personas que los acompañan: "Intentamos que el tiempo que pasan con nosotros sea lo más agradable posible".

A ello se le suma que, en el caso de las enfermedades cardíacas, es importante por parte del propietario "el grado de compresión de la patología y su compromiso con el tratamiento y el seguimiento", lo cual "cambia mucho el pronóstico". "Por eso, dedicar tiempo a explicar cómo progresa la enfermedad y por qué las necesidades y el tratamiento van a evolucionar en el tiempo es fundamental para mejorar la calidad y cantidad de vida de nuestros pacientes cardiópatas", explica la veterinaria.

Área en constante evolución

Como en otros campos, en la cardiología se está "investigando e innovando muchísimo; la cantidad de publicaciones es enorme", explica la veterinaria, quien reconoce que se están viviendo "muchos cambios". "Y los que se ven venir: por ejemplo, hace quince años nos parecía muy difícil convencer a un propietario para hacer cirugía intervencionista en un cachorro con cardiopatía congénita; sin embargo, ahora es muy raro que nos digan que no. También hay más profesionales y más centros que ofrecen estos procedimientos, y estamos encantados de poder contribuir a mejorar su pronóstico", reconoce Carrión.

Por otro lado, en cierta medida, el sector está mirando también a la forma de trabajar y a los avances que van adquiriendo en otros países. "Me gusta la forma de trabajar en el Reino Unido en cuanto al respeto hacia la profesión veterinaria y a cómo están estructurados los centros y los profesionales en lo relativo a las competencias", explica la veterinaria, que lamenta que, pese a ello, en España, los avances "siempre han tardado un poco más en llegar". "Aunque -matiza la veterinaria- cada vez hay más profesionales de alto nivel que se han formado con esos estándares de calidad y que los están importando. En España, lo que deberíamos conservar y exportar es que somos muy vocacionales y la profesión se vive más como un servicio a la sociedad que como un negocio, y creo que no deberíamos perder ese carisma".

En cuanto a las técnicas, una de las que más ha avanzado es precisamente la ecografía, la cual proporciona mucha información. "Las ecografías son una ventana al interior de nuestros pacientes sin tener que apenas molestarlos. Están en todos los protocolos de diagnóstico y seguimiento de la medicina interna, vemos muchos casos de oncología, enfermos renales y hepáticos crónicos, enfermedades inmunomediadas... Y en el caso de la ecocardiografía, la información no es sólo anatómica, sino también funcional, lo que nos permite entender lo que está sucediendo en cada paciente en cada momento de su enfermedad, para poder adaptar el tratamiento", detalla la especialista.

Enfermedad degenerativa de la válvula mitral

La estrella en la consulta de cardiología es la enfermedad degenerativa de la válvula mitral, una patología que padecen aproximadamente el 75% de los pacientes caninos que acuden a consulta por problemas cardíacos. Una dolencia muy prevalente en razas pequeñas y medianas, que suele presentarse a partir de los siete u ocho años de vida del animal. "La progresión de la enfermedad suele ser lenta y cuando tienen síntomas los más frecuentes son los típicos de insuficiencia cardiaca izquierda como intolerancia al ejercicio, taquipnea o disnea", explica Carrión.

La veterinaria señala que otras enfermedades adquiridas son la cardiomiopatía dilatada, que tiene predisposición familiar en Doberman, Bóxer, Perro de aguas portugúes, Gran danés, Terranovas, y otras razas grandes, así como la cardiomiopatía arritmogénica del ventrículo derecho en Bóxer. "También encontramos cardiomiopatías secundarias a miocarditis, arritmias, alteraciones hormonales, electrolíticas o deficiencias nutricionales. Y muchos pacientes con hipertensión pulmonar", enumera.

En cuanto a los gatos, la cardiomiopatía hipertrófica es la enfermedad cardíaca adquirida más frecuente, pero en esta especie las cardiomiopatías pueden pasar desapercibidas hasta que tienen síntomas de insuficiencia cardíaca, ya que no siempre hay cambios en la exploración clínica. "Por eso es importante hacer controles ecocardiográficos en gatos, sobre todo a partir de los nueve años, ya que en geriátricos la prevalencia llega casi al 30%", apunta la veterinaria.

Por último, en cuanto a las cardiopatías congénitas son poco frecuentes en la población canina y felina, siendo las más comunes la estenosis pulmonar, el conducto arterioso persistente y la estenosis subaórtica en perros. Por su parte, en gatos, los defectos del interventricular.

Puedes leer el artículo completo en el PDF adjunto.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts