Prebióticos y probióticos en perros y gatos

Sarah Flavia Pallín, veterinaria y rehabilitadora de animales explica los beneficios de los prebióticos y probióticos en perros y gatos!

¿En qué piensas cuando oyes o lees la palabra microbiota? ¿Sabes lo qué es? Quizás, si te digo «flora intestinal» te resulte algo más familiar porque es como se le ha denominado prácticamente siempre… Y qué me dices del resto de palabras que le suelen acompañar como prebióticos, probióticos, disbiosis… ...

¿En qué piensas cuando oyes o lees la palabra microbiota? ¿Sabes lo qué es? Quizás, si te digo «flora intestinal» te resulte algo más familiar porque es como se le ha denominado prácticamente siempre… Y qué me dices del resto de palabras que le suelen acompañar como prebióticos, probióticos, disbiosis… ¿Qué son? ¿Para qué sirven? ¡En este artículo te explicamos todos los beneficios de los prebióticos y probióticos en perros y gatos!

La importancia de la microbiota intestinal

La microbiota intestinal es la comunidad de microorganismos que se encuentran de manera natural a lo largo del tracto digestivo. A medida que avanzamos por el sistema digestivo, la población de las diversas bacterias que la forman es mayor, ya que las condiciones ambientales son más favorables para su desarrollo y perpetuación. Estas bacterias, que son de las, necesitan alimentarse para seguir adelante y poder realizar las funciones que les compete en el ámbito en el que están.

Y entonces, ¿cómo se alimentan las bacterias de la microbiota digestiva? Muy fácil, lo hacen gracias a los prebióticos, que son "ingredientes que crean cambios específicos en la composición de la microbiota gastrointestinal, aportando beneficios para el consumidor". Por lo general, es fibra indigestible que pasa a lo largo del sistema digestivo y promueve el crecimiento de la microbiota beneficiosa, como los fructoligosacáridos (FOS), lactulosa o la inulina de la achicoria.

Llegados a este punto, ya sabemos qué es la microbiota intestinal y la función de los prebióticos, pero nos falta por aclarar los conceptos de probióticos, disbiosis y conocer la importancia de la microbiota gastrointestinal (también hay microbiota en otras partes del cuerpo con apellido diferente).

Los probióticos también son microorganismos vivos que se utilizan como suplemento nutricional. Cuando se administran de manera adecuada, llegan al tracto digestivo, donde se incorporan a la microbiota ya existente y ejercen efectos. Es decir, estamos aportando más microorganismos sanos al sistema digestivo para mejorar la biodiversidad, la cantidad y la actividad de la microbiota. Las especies de Lactobacillus, Enterococcus y Bifidobacterium son las de mayor uso como probióticos. Por ejemplo, Enterococcus faecium ha demostrado mejorar la consistencia fecal, reforzar le respuesta inmunitaria y prevenir los brotes de diarrea.

¿Qué pasa si la microbiota intestinal se altera?

Cuando la salud del tracto digestivo es desfavorable, tenemos animales con posible disbiosis, es decir, desequilibrio en el número o tipo de colonias de microorganismos que colonizan y forman la microbiota intestinal. Este tipo de desajustes, a la larga, pueden dar lugar a enfermedades como diabetes, enfermedad inflamatoria del digestivo (IBD), síndrome metabólico, alergias o intolerancias, alternaciones incluso a nivel comportamental o que afecten a su estado de ánimo.

¿Cómo es posible que una serie de bacterias tengan tanto poder en la salud de un individuo? Porque todo está conectado. Los sistemas que forman nuestros cuerpos y el de los animales están conectados de miles de maneras gracias al sistema nervioso, sistema cardiovascular, sistema linfático… Y por todos ellos hay diferentes tipos de microorganismos que ayudan en el equilibrio de la salud.

¿Qué función tiene la microbiota?

En otros artículos aquí publicados, como el del estrés en las mascotas o el de las alergias en perros y gatos, hablamos de la importancia de cuidar la microbiota, ya que este conjunto de microorganismos tiene funciones tan importantes como:

  • Protección frente a patógenos: ocupan un espacio físico en el tracto gastrointestinal, compitiendo directamente con los patógenos para evitar que lo colonicen.
  • Obtención del triptófano a partir de la dieta, promoviendo síntesis de serotonina y melatonina, dos sustancias muy importantes tanto para el humano como para el animal. Están relacionadas con los ciclos de sueño, estado de ánimo y comportamental entre otros. Por ello también se habla del 2º cerebro, localizado en el sistema gastrointestinal.
  • Ayudan a que el proceso de digestión sea más ligero para el animal y que aprovechen mejor los nutrientes ofrecidos en la dieta.
  • Apoyan el funcionamiento del sistema inmune asociado al intestino
  • Ayudan en los procesos de intolerancias y alergias, ya que lucha por reducir el estado inflamatorio generalizado que puede presentar el cuerpo.

¿Cómo puedo cuidar la microbiota intestinal de mi animal?

Proporcionándole una correcta alimentación. Si es posible, con alimentación natural. En caso contrario, ofrecerles un pienso de buena calidad en cuanto a composición.

Añadiendo prebióticos en su dieta, como un poquito de fruta como el kiwi, la manzana, plátanos. También se les puede ofrecer kéfir o yogur natural de cabra u oveja, orígenes preferentes antes que de vaca. O alimentos fermentados como el chucrut. En caso de añadir este tipo de productos, siempre hay que valorar si para el caso de vuestro animal es viable, por lo que consultad con un veterinario nutricionista.

Usando suplementos como el Floravet Complex, que ayuda a proteger el sistema digestivo y tiene aporte probiótico. Puede usarse de manera regular, a lo largo del año, como refuerzo; y especialmente cuando estén en tratamiento farmacológico (ej: antibióticos o AINEs).

Evitando que coman cosas de la calle o de la basura que les puedan perjudicar.

Recapitulando, la microbiota gastrointestinal está compuesta de microorganismos que aportan diversos beneficios para el cuerpo. Estos microorganismos se alimentan gracias a los prebióticos. Con una correcta alimentación y el uso de suplementos nutricionales adecuados para cada caso en particular, podemos cuidar y mejorar la microbiota de nuestros compañeros peludos dándoles calidad de vida, no sólo a nivel digestivo, sino a nivel generalizado, pues todo va en cadena.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts