Sintomatología de la leucemia felina

Desde Affinity Petcare explican todas las causas y sintomatologia de esta enfermedad derivada de la viremia

Introducción El virus de la leucemia felina es un retrovirus con alta prevalencia en la población. Su principal vía de transmisión horizontal es el acicalamiento, aunque también se puede transmitir mediante transmisión vertical en ...

Introducción

El virus de la leucemia felina es un retrovirus con alta prevalencia en la población. Su principal vía de transmisión horizontal es el acicalamiento, aunque también se puede transmitir mediante transmisión vertical en gatas gestantes con infección latente a través de la leche. Los principales factores de riesgo incluyen la edad y la densidad poblacional. Tras la infección y según la evolución del curso del virus podemos diferenciar tres fases(1):

Fase abortiva,
Fase regresiva
Fase Proliferativa

Sintomatología Clínica

Las enfermedades más frecuentes derivadas de la viremia persistente del FeLV incluyen la inmunosupresión, la anemia y linfomas.

El pronóstico de los gatos con viremia persistente de FeLV es malo. La mayoría desarrollarán alguna de las enfermedades descritas a continuación y la esperanza media de vida son 3 años aunque han sido descritos casos en los que el animal ha permanecido sano.

Inmunodepresión: Todos los gatos con viremia persistente se encuentran inmunodeprimidos. Presentan atrofia del timo, linfopenia, neutropenia, pérdida de CD4+ y de linfocitos CD8+. Esta inmunodepresión puede llevar a la infección por agentes secundarios y a una exacerbación de una enfermedad previa causada por otros agentes infecciosos o parasitarios.

Anemia: Los gatos infectados con FeLV desarrollan distintos tipos de anemia, principalmente no regenerativas. Aunque también han sido descritas anemias regenerativas debidas a infecciones secundarias(Ej : Mycoplasma Haemofelis) o a reacciones inmunomediadas. También se han descrito otras citopenias como trombocitopenias y neutropenias.

Linfoma: El virus de la leucemia felina causa principalmente leucemia y linfomas aunque se han descrito otros tumores no hematopoyéticos asociados al virus. Según su localización anatómica, los linfomas se pueden clasificar en :

Linfoma mediatínico
Linfoma alimentario (Tumores en órganos del sistema digestivo)
Linfoma multicéntrico (Tumores en linfonodos)
Linfoma extranodal (Tumores solitarios a nivel del riñón , sistema nervioso central o la piel)
Linfoma diseminado (Afecta a múltiples órganos)

Manejo de la enfermedad

Todos los gatos FeLV positivos deben mantenerse separados de individuos no infectados. Además no deberían tener acceso al exterior.

En casas donde conviva más de un gato se debe testar a todos los animales periódicamente. Los gatos positivos deben mantenerse aislados del resto. Otras recomendaciones de manejo incluyen:

Alimentación que proteja el sistema inmunitario, especialmente en cachorros, cuya inmunidad es más frágil.
Esterilización. La ausencia de comportamiento sexual evita el contacto sexual o agresivo con otros gatos, evitando así el intercambio de fluidos.

Los gatos infectados deben ser revisados por el veterinario cada 6-12 meses. En caso de enfermedades asociadas o secundarias al FeLV(Ej: Infección por Mycoplasma Haemofelis o gingivoestomatitis) es necesario realizar un diagnóstico y tratamiento, la mayoría responden bien a la medicación aunque en ocasiones es necesario un tratamiento más agresivo y prolongado. Se deben evitar fármacos con efecto inmunosupresor si es posible.

Se debe considerar la transfusión sanguínea en casos de anemia o leucopenia. En casos de linfomas , el tratamiento se basa en el uso de quimioterapia.

Se han realizado diversos estudios sobre el uso de inmunomoduladores. En un estudio realizado en 2001, realizaron un estudio de casos y controles en el que trataron a gatos infectados con FeLV con: Staphylococcus protein A (SPA), interferon alpha (IFN), ambos o un placebo. Posteriormente se compararon los resultados de hemograma y bioquímica, tiempo de supervivencia, actividad del animal y apetito. No se observaron diferencias significativas entre el grupo con placebo y los grupos con tratamiento con inmunomoduladores.

El uso de antivirales es limitado y la mayoría presentan muchos efectos adversos. El interferón omega felino inhibe la replicación del FeLV in vitro y en los estudios en los que se ha probado su uso , los gatos han demostrado una mejoría clínica y un mayor tiempo de supervivencia.
Vacunación

Las guías del "Advisory board on cat diseases" del WSAVA no consideran la vacunación contra el FeLV como esencial. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones está recomendada la inclusión de esta vacuna como parte de los programas de vacunación.

Existen distintos tipos de vacunas frente a FeLV, la más actual utiliza como vector el virus canarypox, que porta los genes responsables de la producción de la glicoproteína gp 70 y la proteína p27 de la nucleocápside.Tras la administración, hay una replicación del virus que es suficiente para la expresión de los genes. El efecto protector se consigue mediante la estimulación de la inmunidad celular.

Ninguna vacuna frente al FeLV presenta el 100% de eficacia, y ninguna previene de la infección. Sin embargo,en los estudios a largo plazo tras la vacunación se ha observado que los niveles de viremia ARN/ ADN proviral no son clínicamente importantes. Concluyendo que los gatos se pueden considerar protegidos frente a la infección.

La primovacunación debe comenzar a las 8-9 semanas de edad y repetirla a las 12 semanas. No hay datos sobre la duración de la inmunidad. Debido a la menor susceptibilidad de los gatos adultos, el ABCD recomienda realizar un booster cada 2-3 años en gatos de más de 3-4 años.

Si no conocemos el status del gato se debe realizar un test de antígenos previo a la vacunación para evitar fallos en la vacunación. Si la infección del gatito es poco probable, como por ejemplo casos en los que ambos padres sean FeLV negativos y no haya contacto con otros gatos, puede no ser necesario realizar el test de antígenos.

Si quieres más información sobre la primovacunación de perros y gatos, te recomendamos el webinar de la Dra. Marta Planellas "Puntos Clave en el Manejo del Paciente pediátrico".

Conclusiones

El virus de la leucemia felina es un retrovirus con alta prevalencia en la población felina. Las enfermedades más frecuentes derivadas de la viremia persistente del FeLV incluyen la inmunosupresión, la anemia y linfomas. El pronóstico de los gatos con con viremia persistente de FeLV no es bueno, con una esperanza media de vida de 3 años. Pese a no ser considerada una vacuna esencial, la vacuna frente al FeLV está incluida en la mayoría de protocolos vacunales y ofrece una buena protección.

Artículo actualizado por María Cristina López López, residente en medicina interna en el Hospital Clínic Veterinari

Fuente: https://www.affinity-petcare.com/vetsandclinics/es/leucemia-felina-sintomatologia-clinica-y-manejo-de-la-enfermedad

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts