Especialidades    Farmacología   

identificacion-de-in

Un ensayo de ultra-alta capacidad basado en levaduras identifica un benzazepano que inhibe la inositol-foforil-ceramida sintasa del parásito a concentraciones nanomolares y muestra actividad frente al protozoo.

La leishmaniasis es una enfermedad tropical negligida y endémica en más de 90 países, donde afecta a 12 millones de personas y pone en riesgo a otros 350 millones. Además de no existir ninguna vacuna para prevenir la enfermedad, ya sea esta cutánea (LC) o visceral (LV), su tratamiento es difícil porque se basa en un limitado número de fármacos cuyo mecanismo de acción es poco conocido y que frecuentemente causan efectos adversos serios. A esto se añade la aparición de resistencias que reducen aún más la eficacia de las terapias. Todo ello impone la necesidad de identificar dianas terapéuticas en vías metabólicas clave para la supervivencia del parásito. Recientes estudios de cribado fenotípico en diferentes cinetoplástidos patogénicos han proporcionado resultados desalentadores, lo que demuestra la importancia de que el cribado esté dirigido a una molécula específica. El enzima inositol-foforil-ceramida (IPC) sintasa (IPCS) ha sido considerado tradicionalmente una buena diana molecular porque el IPC es un esfingolípido infrecuente en mamíferos y porque existen ortólogos de la IPCS tanto en Leishmania como en las especies patogénicas de Trypanosoma. Sin embargo, la compleja estructura molecular del enzima ha dificultado su uso en plataformas de ensayo in vitro convencionales. Este problema ha sido resuelto utilizando un nuevo enfoque que aprovecha la capacidad de la IPCS del cinetoplástido de reemplazar la función del ortólogo AUR1p de Saccharomyces (S.) cerevisiae.

Seguir leyendo...

Copyright © 2017 - All Rights Reserved -Publimasdigital.es Programación y Web : webmaster@publimasdigital.com.